Aprendiendo idiomas y matemáticas entre payasos y hombres bala

Acudir a un colegio convencional cuando tu familia está viajando todo el año, con una estancia media de 15 días en cada localidad, es una tarea complicada. Y todavía lo es más si los cambios de emplazamiento se producen fuera del país de origen. Es la situación que se les presenta a los niños del circo Portugal, que estos días ha recalado en Narón.

En España, las compañías circenses cuentan con un profesor que se traslada con ellas para impartir formación a los menores en edad escolar, cuyo salario procede de las arcas del Estado.

«Nosotros no tenemos tantas facilidades, pero nuestros niños pueden viajar y a la vez formarse a través de una escuela en línea», comenta Rubén Mariani, director del circo Portugal, añadiendo que, aunque este método requiere un mayor esfuerzo por parte de los padres, al menos les permite mantener a las familias unidas.

Ver Completo: Aprendiendo idiomas y matemáticas entre payasos y hombres bala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *