Las Matemáticas en Francia | Siglos XVIII y XIX | Introducción – Legado Matemático

Francia aportó durante los siglos XVIII y XIX muchos matemáticos de primera línea.  Varios factores jugaron a favor de esta relevancia colectiva francesa.
Debe tenerse en mente que ese país vivió un profunda revolución y antes una gran efervescenciaintelectual. Por eso, aunque Descartes fue colocado en el Índice de la Inquisición en 1664, en el siglo XVIII había retomado interés y, de hecho, en ciertos círculos se dio un debate entre cartesianos y newtonianos.
Voltaire fue un promotor de Newton en Francia (por ejemplo, por medio del libro Lettres sur les Anglais, 1734), y, de hecho, fue Madame du Châtelet, una de sus amigas, quien tradujo al francés nada menos que los Principia en 1759.

Ver Completo: Las Matemáticas en Francia | Siglos XVIII y XIX | Introducción – Legado Matemático

Las Matemáticas en Francia | Siglos XVIII y XIX | En torno a la Revolución | Parte 1 – Legado Matemático

El impacto de la Revolución Francesa en la ciencia francesa y europea fue muy grande. Debe subrayarse: los gobiernos revolucionarios le dieron a la ciencia relevancia, la nutrieron con recursos y depositaron en ella muchas expectativas para afirmar los cambios sociales. Algunos matemáticos, como Monge y Carnot fueron republicanos apasionados y participaron activamente en las tareas revolucionarias. Y se beneficiaron de ello, de algunas maneras. Sin embargo, otros, como Bailly, Condorcet y el mismo Lavoisier, no sobrevivieron los nuevos tiempos por sus ataduras con el orden político y social previo.

Ver Completo: Las Matemáticas en Francia | Siglos XVIII y XIX | En torno a la Revolución | Parte 1 – Legado Matemático

Las Matemáticas del Renacimiento

Sin duda fue más difícil el ingreso en Europa de trabajos matemáticos que aquellas obras de literatura, filosofía o de ciencias naturales. Por ejemplo, la complejidad o dificultad de textos griegos como los de Euclides o Arquímedes hacía más difícil que se pudiera apreciar el valor de estas obras. Por eso, aun con traducciones de los clásicos ya realizadas, se requirió mucho mayor tiempo y otros trabajos adicionales para que esas obras pudieran ser apreciadas en su justa magnitud. En buena medida, los aspectos que más se tocaron fueron los más elementales de las matemáticas.