Curiosidades matemáticas: Teorema de la paternidad

Dados dos sujetos cualesquiera de distinto sexo, digamos Pedro y María, podemos calcular la probabilidad de que el hijo de María, que está embarazada, sea o no de Pedro.
Pedro lleva un tiempo frecuentando a María, por lo que es probable que sea suyo, si bien estadísticamente esta probabilidad sería infinitamente pequeña dada la gran cantidad de hombres potencialmente padres que deambulan por la ciudad de la que María es oriunda y de la que no salió al menos en los últimos meses y que María, como madre, hay una sola. Luego la relación uno a muchos que se da entre María y los potenciales padres de los hijos de María dejaría a Pedro casi con la misma posibilidad de ser el padre como un espermatozoide de Pedro la tendría de ovular si Pedro fuera efectivamente el padre. Pero hablar de un espermatozoide de Pedro en particular sería entrar en un terreno francamente improbable desde el momento en que ya es improbable que Pedro sea el padre. En este caso estaríamos ante una probabilidad tan pequeña que bien podríamos resumirla como cero.

Ver Completo: Curiosidades matemáticas: Teorema de la paternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *