Enseñar Matemática, desafío con ilusión

Stella Ricotti generó una propuesta particular para enseñanza de geometría, mediante el uso del arte japonés del origami. Una experiencia que compartió en el Congreso Iberoamericano de Geometría, en Italia.

Stella Ricotti cree que con una hoja de papel y las propias manos, se está en el umbral de un mundo misterioso, en el que con lo mínimo se pueden lograr maravillas y con cada forma descubrir un puente hacia la creatividad, con casi nada. “Las posibilidades pedagógicas del origami son enormes para estudiar y/o ilustrar tanto la geometría plana como la del espacio”, explica a El Litoral.

A una persona que no esté relacionada con las implicancias de las ciencias “duras” puede sorprenderle que los modelos matemáticos se asocien a problemas del día a día. Esto se debe a que las matemáticas que nos han enseñado desde siempre nunca salieron de las paredes del aula y, al no estar acostumbrados a “ver” de que manera se trasladan en cuestiones reales, creemos que no tienen relación. “Mirar no es lo mismo que ver. Ver implica el comprender y de ahí deviene un sentimiento. Con el origami intento generar un sentimiento positivo para comprender mejor la realidad que nos rodea. Y eso implica aprender”, continúa la profesora.

La divulgación científica comprende al conjunto de actividades que interpretan y hacen accesible el conocimiento científico a la sociedad. “Con el origami intento usar un recurso sencillo, fácil, económico que permite modelizar situaciones, resolver problemas, representar propiedades, construir con precisión, mejorar la visión espacial y por qué no, recuperar la destreza manual”.

Ver Completo: http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2017/10/24/educacion/EDUC-01.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *