Y las matemáticas se hicieron experimentales. – Blog del Instituto de Matemáticas de la Universidad de Sevilla

 

Y las matemáticas se hicieron experimentales.

10 octubre, 2017 Renato Álvarez-NodarseLos monos de Kubrick 0

Las Matemáticas, para muchos, son cosa de lápiz, papel y cerebro. Esto es lo que han defendido casi todos los matemáticos serios desde el principio de los tiempos. Es más, como bien saben los matemáticos, para probar un teorema o una proposición no vale con mostrar que funciona en un par de ejemplos concretos, sino que hay que usar ese infalible método deductivo que instauraron los griegos hace ya mucho tiempo. Dos ejemplos elementales pero no por ello menos interesantes son la prueba de la irracionalidad de la raíz cuadrada de 2 o la infinitud de los números primos. No obstante ha habido sonados casos donde el lápiz y el papel se han tenido que complementar con los ordenadores generando, como no, gran controversia. Uno de ellos es el “famoso”‘ Teorema de los cuatro colores (una historia del mismo se puede leer en este enlace) que no vamos a tratar aquí.

Así pues, nos encontramos con el dilema: ¿puede un ordenador hacer o no una prueba matemática? ¿Está capacitado para ello? Está claro que esta es una idea interesante y podríamos escribir mucho sobre ella (de hecho hay ríos de tinta que discuten este problema). Aunque no es este el objetivo de esta entrada, hemos de tener en cuenta que al final un ordenador lo que hace es lo que le ha programado un ser humano, pero de eso ya hablaremos en otra oportunidad. Por cierto, de la presunta inteligencia de los ordenadores se ocupó otro de los grandes genios del siglo XX: Alan Turing.

Lo cierto es que hasta mediados del siglo XX las matemáticas se hacían únicamente con lápiz y papel lo cual requería una destreza poco habitual ya que muchos problemas, especialmente los aplicados como, por ejemplo, el cálculo de las órbitas de los planetas o el recorrido de un proyectil balístico, requerían cálculos de una gran precisión y complejidad. Es aquí cuando entran en juego los ordenadores. Uno de los primeros en sugerir el uso de ordenadores para estudiar problemas que eran impensables resolver con lápiz y papel fue el genial físico Enrico Fermi (1901-1954), pero antes de hablar del problema de Fermi conviene incluir una breve historia de los ordenadores modernos.

Ver Completo: Y las matemáticas se hicieron experimentales. – Blog del Instituto de Matemáticas de la Universidad de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *